Opiniones

Opiniones sobre “Un lunes cualquiera” de Agustín Faro

 

“‘Un lunes cualquiera’ es una cruda representación de lo que fue España durante estos últimos años después de la crisis de 2008. Una novela de alto nivel dada la dificultad de plasmar la interconexión de los personajes a través de un estilo cinematográfico complejo como es la edición paralela”. David Llop.

 

“En “Un lunes cualquiera”, Agustín Faro nos revela los entresijos de la vida diaria,
rutinaria, de numerosos personajes, cuya existencia se desenvuelve o en solitud o bien
en pareja. Las historias se entrecruzan y se retoma el hilo de cada una a medida que
progresa la novela, que empieza a las 7.30 de la mañana de un lunes cualquiera, que de
hecho podría ser cualquier otro día de la semana, y acaba a las 7.30 de la tarde. Todos
los personajes tienen algo en común: el entramado de su vida actual es consecuencia
de la reciente crisis económica de la que dicen acabamos de salir. Faro retrata con
maestría y realismo el carácter de cada uno de estos desafortunados en una obra tan
clásica como moderna en su enfoque y desarrollo, lectura obligada para todos los que
se sienten atraídos por los relatos que se ocupan de la condición humana”. Dr. Brian Mott, Profesor Honorífico de la Universidad de Barcelona.

 

 

“Es un libro que se lee rápidamente porque interesa saber lo que les va pasando a los personajes. Es un libro que toca los problemas tan tremendos que ocurren actualmente y que el autor cuenta con descripciones que toman y dejan a los personajes. Me ha gustado bastante porque se lee con facilidad. No es pretencioso ni va más allá de lo que se supone que debe hacer: dar toques. El libro te obliga a reflexionar y a dedicar tiempo a lo leído. Es crudo, es real, no lleva filtros, es la vida misma… “un lunes cualquiera” porque eso es lo que ocurre a nuestro alrededor. Todos somos testigos”. Cecilia de Tamarite.

 

 

“Para mí, ha sido una novela directa al lector, dura y realista, que le provoca pasiones encontradas con los casos expuestos. Me ha encantado, es bella, la relación de Antonia y Casto, tan unidos en esa madurez silenciosa, afrontando su tragedia. Mencionar que, es especialmente triste el caso de Ascensión Ibarz; ver truncados sus sueños, la desesperación de terminar la vida en la miseria, sin amor, en la más completa soledad, desolador.

Mi frase favorita, ha sido: “…..Es difícil mantener esta situación, no tanto por la falta de sexo, como por la falta de besos y abrazos y caricias que llenan el corazón y el alma” En conjunto: unas realidades muy bien explicadas de nuestros días”. Toñi.

 

 

“Lees ‘Un Lunes Cualquiera’ y ves las imágenes como si una cámara las fuera filmando. Personajes que, como si de un hilo mágico se tratara, se van uniendo en cadena, donde aparece el amor, la ternura, la fatalidad, los desencuentros. Faro maneja con gran maestría la palabra y crea un ambiente intimista, oscuro pero también lleno de luz, otras veces cruel… Pero siempre bellísimo. Libro recomendable que se lee muy rápido, pero no por ello exento de profundidad, como debe ser la buena literatura. Enhorabuena, Agustín Faro”. Concha Vicente.

 

“Es una novela sorprendente,  Agustín Faro apuesta por alejarse de la narrativa convencional, arriesga, innova, experimenta y consigue con gran maestría, como si se tratara del zoom de una cámara, aproximarse  poco a poco al corazón  de cada personaje para mostrar y visibilizar más allá de ellos , los entresijos del alma humana.

Toca de lleno los problemas sociales  actuales de la gente de a pie, la que inunda las calles, la que  cada día lucha por salir a flote y con una extrema  sensibilidad va tejiendo las historias de sus personajes para mostrarnos y acercarnos a emociones como la soledad, la desesperanza, la incomprensión, el abandono, el desaliento, la traición, el rechazo, el amor y la esperanza,  consiguiendo con ellas atrapar al lector y sumergirlo en ese mar de emociones existenciales ligadas a la vida. Me ha encantado!!” M Carmen.

 

De repente me encontré frente a ti, yo con un chocolate y tú con un bocadillo. Me despertaba con ganas de saber cómo estaban los personajes y de si decubrirían la verdad que yo sabía. Es una lectura muy amena, asistes a los capítulos como si fueran escenas de una película. Me recordó a las de Godard, en las que la realidad de lo cotidiano es el argumento principal y los personajes se enfrentan a lo mismo que cualquier lectora en su día a día. Muy buena. Elsa Ascaso.

 

Bien la novela. Creo que al final todas las historias encajan y no queda un “muerto sin asesino” como en El sueño eterno de Chandler. Mi personaje favorito -el proletario elegante y marido torpe- no sale muy bien parado. Supongo que como salgo, me gustan las partes de metaliteratura. Me gusta haber inspirado a un personaje.. Al fin y al cabo ¿qué quedaría de La montaña mágica sin la lucha de Settembrini y Naphta por el alma de Castorp? Me gusta mucho la forma de tratar el pasado y sus recuerdos evocadores. Esto hace a Antonio López más sólido. Creo que te puedo felicitar. Está bien haber sido superado por la ficción. Ricardo López.

 

 

Simplemente decirte que anoche, hasta que no acabé de leer todo tu libro no me acosté. Si que me gustó, me enganchó. Asun Sarrado, editora.

“Tampoco se aborda su personalidad desde un punto de vista ético, con juicios de valor, involucrándose en la trama, sino que se narra objetivamente los hechos, los antecedentes, dejando al lector la labor de tomar partido, de sentenciar. Y todo ello me parece fantástico, me ha encantado conocer en apenas veinticuatro horas diecisiete personajes, ponerles la cara que yo he imaginado y valorarlos sin prejuicios impuestos por el autor” Ana Barrabés

 

“Es una novela sorprendente. Agustín Faro apuesta por alejarse de la narrativa convencional, arriesga, innova, experimenta y consigue con gran maestría, como si se tratara del zoom de una cámara, aproximarse, poco a poco al corazón de cada personaje para mostrar y visibilizar más allá de ellos , los entresijos del alma humana” M. Carmen Iranzo.

 

Es un texto de gran interés, en el que se usa con eficacia dos técnicas narrativas nada fáciles: condensar la acción en una sola jornada y construir un personaje colectivo, sin que le falte el toque narrativo puntual del autor omnisciente. Y todo esto con una prosa clara, directa, ágil, y con una capacidad de observar y presentar al lector los pequeños detalles que van retratando al puñado de personajes de la novela y en la que más de un lector reconocerá por momentos su propia vida. Sergio Pascual.

 

“Nos habla de personas a las que la crisis les ha cortado de cuajo la esperanza. Ahonda en sentimientos y dolor, pero lo hace sin saña […] Arriesga en la forma, y aquí sí destapo mi entusiasmo habitual cuando algo me convence, porque Agustín Faro presenta una perspectiva narrativa que me ha encantado […] Breves anticipos en la trama y un dominio absoluto de las voces narrativas hacen de esta breve obra una gran novela”. Rita Piedrafita en Ronda Somontano.

 

 

“Lo que más me gusta es cómo los personajes quedan caracterizados por sus pensamientos y sus actitudes. Cada personaje tiene un destino en función de lo narrado. […] Me gusta cómo has recreado situaciones adversas derivadas del impacto de la crisis, cómo los personajes quedan caracterizados por sus pensamientos y sus actitudes. Cada personaje tiene un destino en función de lo narrado. Respecto a la mujer, me he sentido identificada con Gloria. De todos los sectores vulnerables que has abordado me quedo con los padres de Antonio, injusticia social y ausencia moral.” Ana Marta, Huesca.
“Esta novela de Faro es un nuevo Diablo Cojuelo fisgoneando en la famosa crisis económica, pero sobre todo, en las personas que la padecen”, José Luis Garci, director de cine.
“Me ha encantado la novela. La idea esa circular de las 7,30 a las 7,30 también me ha parecido muy original. Atrapas al lector con trucos eficaces. […] Me ha encantado. Se ve que eres de cine: cuando hablas de la Colmena dices de Camus, el director de la película, en lugar de citarlo como la novela de Cela. Me ha hecho gracia. Cuando empecé a leerla vi un poquito de Chirbes, luego no. Y vi también un poco de la Colmena, pero tampoco. Tienes voz propia. En este caso, las comparaciones no son odiosas. La idea esa circular de las 7,30 a las 7,30 también me ha parecido muy original. Y me ha hecho gracia, o no, que uno de tus personajes, importante, se llama Antonio López: tengo una novelita corta, terminada ya hace tiempo, que he mandado a un concurso, en el que uno de los personajes se llama así y cuando se presenta y dice su nombre añade que no es el pintor. Igual me has copiado, ja, ja…Y también tenemos otra cosa en común: eso de meter al lector en el ajo, haciendo que sea interlocutor: me gusta mucho y yo lo uso. Ahora que el golpe de desvelar la muerte antes de que ocurra me ha causado sorpresa, muy original también. Atrapas al lector con trucos eficaces.” Sol Otto, Barbastro.
“Agustín Faro escribe una intensa novela coral sobre la superviviencia […] Qué triste la historia de Gloria. Que bello su amor con Rita Pavone de fondo”. Antón Castro, Heraldo de Aragón.
“Impresionante, sorprende la realidad de sus personajes. Muy buena”. Montse Ventaja, Barcelona.

 

 

“Un lunes cualquiera es una novela mosaico, muy realista, sobre la vida complicada, anodina y miserable de unos personajes que muy bien podríamos ser cualquiera de nosotros”. Editorial.

 

“Ya hace unos días que terminé el libro. Realmente me ha gustado mucho y me ha sabido a poco. Quería otro final. Llevo días pensando en los personajes, sobre todo en Antonio. Un relato muy real, duro, como la vida misma. Me ha recordado mucho a ti, por tu forma de expresarte y por las citas de poemas que nos recitabas y/o nos hacías leer. Diría que es una novela de estilo “Agustinista”. Quedo ansiosa a la espera de la siguiente…. ¿Será que soy un poco cotilla y me ha gustado poder tener entre mis manos y conocer todo sobre la vida de una serie de personajes?” Silvia Naval, ex alumna del autor.